14/2/08

GATIGUAMPO


Breves variaciones sobre el relato de David Owen


Recuerdo al maestro que nos enseñaba Ciencias Naturales y Medio Ambiente en el bachillerato. El primer día de clases su exposición trató de una criatura llamada gatiguampo, un animal nocturno y mal adaptado al medio biológico, que se extinguió durante la era de las glaciaciones. Recuerdo que el maestro hizo pasar un cráneo de mano en mano, mientras explicaba el tema. Todos tomamos notas y, más tarde contestamos un cuestionario sobre la lección.

Parece que fue ayer cuando el maestro me devolvió la prueba y me quedé boquiabierto al observar una enorme equis roja que tachaba cada una de mis respuestas: ¿calificación?: ¡Reprobado!

¡Debía de haber algún error! -me decía- En las respuestas yo había repetido al pie de la letra las palabras del maestro.

Luego supe que todos mis compañeros de clase habían reprobado la misma lección.

-¿Qué había ocurrido?- nos atrevimos a preguntar. -Muy sencillo-, nos explicó el maestro. Él había inventado ese cuento del gatiguampo. Jamás había existido tal especie. Por lo tanto, cada uno de los datos de nuestras notas era incorrecto. Y agrego: -¿Acaso… querían que los aprobara por contestar falsedades?-

Sobra decir que nos pusimos furiosos, nos preguntábamos, en nuestros adentros. –“¿Qué clase de prueba era esa? ¡Y qué clase de Maestro era ese?”-.

Prosiguió el maestro, -Tendrían que habérselo imaginado: mientras circulaba entre ustedes el cráneo, que era de gato, ¿Acaso no les había dicho que: “¿No había quedado ningún vestigio del animal? ¿No les hable de su asombrosa visión nocturna, del color de su piel y de otras muchas características de las que no podía haberme enterado?" Para colmo, siguió-le puse un nombre ridículo, y ni siquiera maliciaron la artimaña-.

Recuerdo, que a veces se me olvida, que el maestro agregó que esperaba que hubiéramos aprendido algo de la experiencia: “Los maestros y los libros de texto no son infalibles. Y nadie lo es. Y nos recomendó no permitir que nuestras mentes se adormecieran y tener siempre el valor de expresar nuestra inconformidad cuando el maestro o el libro de texto nos parecieran errados.”


Descargar


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Se discute sobre la verdadera función de la escuela y se dice que es la de transmitir una habilidad que sintetice todas las demás funciones que le son propias: pensar.

Y el producto de pensar es un ejercicio adecuado de la creatividad, de la objetividad y de la inteligencia.

Att. Guillermo Tobías de la Cruz, alumno de Contabilidad y Finazas

Anónimo dijo...

GATIGUAMPO.
en este relato me da a entender que todo los conocimientos que recibimos ha diario nos puede enseñar mucho pero ala vez no tenemos que dejarnos creer de esto sin importar lo curioso que esto sea por que encaso de algun error podemos echar todo a perder y ello nos puede generar peleas con nuestro entorno entoces lo primero que hay que hacer es visualizar todo lo que nos dan dandole su juztificacion 'o'nuestra propia opinion de ello con eso no nos pasa lo de la gente del relato somos reprovados sin saber por que y con pelear no sacamos nada de alli cada quien labra su propio destino.
CRISTIAN JAVIER MORANTES BARÒN.
90061460860.
curso TECNOLOGO EN CONTROL AMBIENTAL. chìa.

Anónimo dijo...

sugun los ejercicios para mantener en forma tu creatividad opino que todos los seres humanos partimos desde nuestro nacimientos para llegar a ser creativos ya que todos logramos ver el mundo de diferentes maneras y utilizamos lo que hay en el de igual modo.yeny Diaz. vision empresarial.

Sand Dollar Template - Modified by iMessengr.com